A quien tira petardos le da igual lo mucho que te cuesta pagar una vivienda donde tu familia esté segura, tranquila y en paz.

A quien tira petardos le da igual si necesitas descansar o no, si puedes o no dormir, ni cuántas horas trabajas ni si son de día o de noche.

A quien tira petardos le da igual que en casa haya un/a niño/a pequeño/a que se asuste, y mucho menos despertarlo/a, sea la hora que sea.

A quien tira petardos le da igual que en casa haya una persona mayor, que sufra del corazón, que tenga ansiedad, muchos menos que pueda provocarle un infarto.

A quien tira petardos le parece un estupidez que digas que tu hijo/sobrino/tío/padre dependiente (y todas las variantes femeninas) puede entrar en pánico, aislarse por completo e incluso hacerse daño a él mismo o a los demás por no entender ese ruido y temer por su vida.

A quien tira petardos le da igual que tu animal, que forma parte de la familia, sufra taquicardias, espasmos, que pueda ocasionarle una muerte súbita, o que incluso llegue a ser atropellado, atravesar cristaleras con su cuerpo, o lanzarse al vacío (todos casos reales documentados), con tal de huir del ruido.

A quien tira petardos le da igual comprometer la integridad física de sus hij@s y la de aquell@s que tienen al lado.

 

A quien tira petardos le da igual todo, sólo le importa su segundo de diversión estúpida, sin sentido, dañina e ILEGAL!
Y como a quien tira petardos le da igual, vamos a demostrar que a nosotr@s no!! Que tenemos derecho a estar tranquilos en nuestras propias casas y a que nuestra familia esté bien.

 

Este año petardo=denuncia.

 

Por ell@s. Por tod@s.

 

(Ley 13/1999 de 15 de diciembre, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Andalucía y Real Decreto 989/2015 de 30 de octubre)